Has visto a niños de edad de tu hijo recitar los colores y hablar como loros. Tu primera hija ya hablaba por los codos a la edad de tu segundo hijo. Entonces es cuando piensas aquello de «mi hijo no habla» y te empiezas a preguntar si