La conciencia fonológica es algo que pocos padres conocen y, sin embargo, es una habilidad importantísima para aprender a hablar y, posteriormente, a leer.

Es algo tan sencillo pero tan complicado como el siguiente diálogo que sucedió entre mi segundo hijo y yo:

Hijo: ¿qué hay de comer, mami?
Yo: lasaña.
Hijo: ¡bien, "saña", se lo voy a decir a S. (la hermana)!
Yo: saña no, lasaña. [Este es el colmo de una logopeda, no corrijáis así en casa, por favor. Mira aquí có