Una madre (o el padre, cuando opina sobre el mismo) busca el destete respetuoso cuando quiere que su hijo o su hija deje de mamar de la manera menos traumática posible para ambos: madre e hijo/a. El destete más respetuoso es el que inicia el propio lactante. Según los estudios de la antropóloga Katherine A. Dettwyler (1999):