«Mi hijo no cuenta nada», piensas a veces. Y te desesperas porque te gustaría saber qué ha hecho en el cole o cómo le ha ido en el examen. De hecho, no hace mucho escuché al vuelo esta conversación entre un padre y su hija. La hija salía de una academia de inglés y volvía ya a casa con su padre:

– Qué pasa, hija, ¿has aprendido algo hoy que me puedas enseñar? – preguntaba el padre.
– No.
– ¿Alguna palabra, algo? – parecía indagar, desesperado.
– ¡No me acuerdo! – era la eva