+34 634 46 96 44 info@mihijonohabla.com

Existen varias razones por las que podrías dar el biberón como si dieras el pecho. Lo cierto es que no es habitual que los/as pediatras expliquen cómo dar el biberón de una manera adecuada.

Motivos para dar el biberón como si fuera el pecho

A continuación, veremos algunos de los motivos que pueden ser interesantes para ti para dar el biberón como si fuera el pecho:

  • Te incorporas a trabajar y no quieres que tu bebé prefiera el biberón y termine dejando el pecho.
  • Relacionado con lo anterior, cuando deseas que tu bebé comience a alimentarse con biberón pero lo rechaza.
  • Cuando tu bebé tiene molestias como gases o cólicos y deseas minimizarlos.
  • Si deseas que tu bebé esté estimulado y sea parte activa en su alimentación, de manera similar a como lo sería si mamara.
  • Cuando tu bebé se ha acostumbrado al biberón y quieres volver a darle el pecho.
  • En el caso de bebés prematuros que no han tomado pecho nunca, para estimularles y conseguir que extraigan leche con éxito cuando se enganchen al pecho (3).

¿Qué ventajas tiene dar el biberón como si fuera el pecho?

dar el biberon como si dieras el pecho

Existen algunos aspectos de dar el pecho que podrían imitarse al dar el biberón. Los beneficios de alimentar con biberón como si fuera el pecho son:

  • Estimula los reflejos del bebé, como el reflejo de orientación.
  • El bebé no es pasivo, sino que es él quien debe engancharse y quién decide cuándo terminar la toma. O incluso cuándo volverla a empezar. Esto permite que sea el propio bebé quien autorregule lo que come y, de este modo, prevenimos una posible obesidad en su edad adulta.
  • Relacionado con el punto anterior, al ser el flujo de leche más lento, puede manejarlo mejor una vez está en la boca.
  • Afianzar o construir el vínculo con el bebé en caso de que no exista o sea débil.
  • El bebé aprenda una succión más organizada y eficaz, similar a la que puede haber con la lactancia materna.
  • Evita la confusión tetina-pezón.
  • Disminuye de molestias por gases o cólicos.

Cómo dar el biberón de manera eficaz y respetuosa

A continuación voy a describir un método de cómo dar el biberón que ideó la asesora de lactancia Dee Kassing, por lo que se conoce como método Kassing y es posible que hayas oído hablar alguna vez de él.

Qué biberón utilizar: la forma de la botella

En primer lugar, para saber qué biberon es mejor debemos tener en cuenta la forma de la botella. El biberón debe ser recto, es decir, la botella debe ser recta y la tetina debe de estar en línea con ella. Así, evitaremos que la leche se acumule en la tetina por la propia acción de la gravedad, y que el bebé mastique en lugar de succionar. Si el bebé presiona la tetina con las mandíbulas, no solo no succionará, sino que provocará que los agujeros de la tetina se abran más. De este modo, el flujo de leche sale más fácilmente y el bebé se esfuerza menos.

Ejemplo de biberones NO recomendados para darlos como si fueran el pecho:

Ejemplo de biberones rectos que podrían servir para darlos como si fueran el pecho:

Qué tipo de tetina es mejor

Lo segundo que debemos tener en cuenta, es la forma de la tetina del biberón. Según un estudio citado por Kassing, en un estudio realizado con ultrasonidos se comprobó que los bebés succionaban mejor de los biberones con tetina fisiológica que con tetina ortodóntica.

También debemos tener en cuenta el tipo de flujo para dar el biberón. Seguro que has adivinado que lo ideal son las tetinas de flujo lento. Las tetinas de flujo regular permiten que la leche salga sin que le bebé tenga que hacer ningún esfuerzo. En cambio, con las tetinas de flujo lento, el bebé tiene que hacer un esfuerzo similar al que haría si tuviera que extraer la leche del pecho. Eso sí, en el caso de los bebés que aún no tienen suficiente fuerza, quizá sea necesario comenzar con una tetina de flujo regular para pasar después a una de flujo lento. Existen algunos biberones en los que, directamente, la leche no sale si el bebé no succiona. Realmente estos serían los ideales para dar el biberón como si fuera el pecho.

Lo ideal es que un bebé menor de 6 meses tarde en tomar un biberón entre 10 y 20 minutos, que es aproximadamente lo que tardaría al pecho. Si un bebé de pocos meses termina un biberón en 5 minutos, es necesario ver qué está pasando y cambiarlo para que el bebé se esfuerce un poco más.

En cuanto al tipo de material de la tetina, se recomienda que sea lo más blandas posible. Una tetina dura tiene más posibilidades de deformar el paladar del bebé que una más blanda (4). Las tetinas de látex suelen ser mucho más suaves y blandas que las de silicona.

Postura del bebé para tomar el biberón

Lo más recomendable es que el bebé esté con el tronco lo más vertical posible y el biberón en posición horizontal. Al evitar que el bebé esté reclinado, la leche no caerá por la propia gravedad, sino que el bebé deberá esforzarse por tomarlo. Para ello, la persona que dé el biberón puede sujetarle la espalda con una de las rodillas o el muslo y la cabeza y el cuello con una mano. Si quien dé el biberón utiliza la parte anterior del codo, es probable que no se dé cuenta y el bebé termine reclinado.

También es importante que el bebé esté en brazos de la persona que le da el biberón. Es decir, debemos evitar dar el biberón al bebé mientras está en el carro o la cuna. ¿Por qué? Sí, una de las razones es porque estaría totalmente en horizontal. Y la otra porque aún no han inventado la tele-teta y por tanto si el pecho solo se puede dar con el bebé en brazos, el biberón debería ser así también.

Estimulación oral

Antes de comenzar a darle el biberón al bebé, se procura estimular su reflejo de orientación. Para ello, se toca con la tetina en el labio superior o en la parte entre su nariz y el labio. Cuando abra la boca, no debemos acercarle la tetina o introducir la tetina en su boca, sino que debe ser el propio bebé el que acerque su boca y la coja. De este modo, está trabajando de la misma manera que con el pecho. Además, conseguiremos que abra mucho la boca, como si bostezara, igual que si fuera el pecho. Es cierto que podemos meter la tetina del biberón aunque abra poco la boca pero entonces, nos perderíamos esta parte como estimulación.

¿Qué cantidad de leche le doy?

Si el bebé tiene poco peso, es el/la pediatra quien pauta la cantidad. Pero si el bebé tiene el peso adecuado a su propio desarrollo, el biberón debe ser a demanda, igual que el pecho. Es decir, que si el bebé no quiere más lo demostrará retirando o soltando la tetina o quedándose dormido. Y si hace poco que tomó pero quiere más, se le vuelve a ofrecer el biberón.

Con esto espero haberte ayudado a descubrir otra forma de dar el biberón.

Referencias

1. Garber, J. (2013) Oral–Motor Function and Feeding Intervention, Physical & Occupational Therapy. Pediatrics, 33:1, 111-138, doi: 10.3109/01942638.2012.750864

2. Kassing, D. (2002). Bottle-Feeding as a Tool to Reinforce Breastfeeding. Journal of Human Lactation, 18(1), 56–60. doi: 10.1177/089033440201800110

3. Lau, C., & Schanler, R.J. (2000). Oral feeding in premature infants: advantage of a self-paced milk flow. Acta Paediatrica, 89(4), 453–459. doi: 10.1111/j.1651-2227.2000.tb00083.x

4. Palmer B. (1998). The influence of breastfeeding on the development of the oral cavity: a commentary. J Hum Lact. 14:93-98.

Imagen por Kelly Sikkema en Unsplash

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a mi newsletter

Suscríbete a mi newsletter

Te tendré informada de nuevos artículos y novedades. No utilizaré tu email para ningún otro uso y te podrás desuscribir con un solo click.

Suscrita correctamente, ¡gracias!