Actualmente vivimos en una sociedad donde cobra importancia escribir y aprender a leer, niños y niñas que a la edad de 3 años ya tienen que escribir su nombre. ¿Esto es realmente bueno? ¿Están preparados para ello? Lo que observo en mí día a día con los diferentes niños que trato es que cada niño y cada niña es un mundo. Por tanto, creo que no es cuestión de edad sino que se trata más bien del grado de madurez del niño.

En España para aprender a leer, niños y niñas comienzan generalmente en la etapa de Educación Infantil. En otros países como Reino Unido la lectoescritura se enseña a partir de los 5 años; en China se enseña a leer a partir de los 3 años y a escribir con 6 años. En Finlandia, uno de los países con el sistema educativo mejor valorado en Europa, no comienzan a leer y escribir hasta los 7 años coincidiendo con la edad obligatoria de escolarización. Mientras los niños finlandeses menores de 7 años construyen las bases de su aprendizaje en el juego, la exploración y el descubrimiento del entorno que los rodea.

¿Qué país hace lo correcto o lo más pedagógico? Imposible de saberlo. Existen diversos estudios que afirman que los niños no están preparados para aprender a leer y escribir antes de los 5 años (estudio de la Universidad de Cambridge dirigido por Robin Alexander), otro estudio que confirma que los niños deberían aprender más tarde es la tesis doctoral de Xavier Melgarejo, psicólogo y doctor en Pedagogía, que se basó en la comparación de la educación finlandesa con la española (muy interesante de leer).

Ventajas e inconvenientes de aprender a leer de manera temprana

Lo anterior nos indica y refuerza mi propia teoría sobre que los niños deben madurar para aprender a leer.Podemos decir entonces que aprender a leer, niños y niñas de manera temprana tiene una serie de ventajas e inconvenientes:

Ventajas:

  • Leer fomenta la imaginación del niño o la niña. Esto es fundamental para ayudar a que se imaginen las historias que van contando mientras están leyendo.
  • Mejora su capacidad de atención y de pensar en posibles secuencias, efectos y significados de las distintas historias que escuchan.
  • Favorece la adquisición de habilidades lingüísticas: vocabulario, comprensión lectora, entre otras. Estas habilidades son básicas y que les ayudarán a estudiar en el futuro.
  • Crea una mayor interacción social entre el niño y el adulto al realizar lectura compartida. Al ser tan pequeños siempre van a leer con un adulto a su lado. Esta acción sentará las bases para cuando comienzan a leer junto con los iguales y comentan las lecturas que han caído en sus manos. Puede ser desde el clásico libro de cuentos hasta un cómic.
  • Leer también ayuda al bienestar emocional. Y es bueno recordar que este bienestar es necesario y es bueno tanto en niños como en adultos.

Inconvenientes:

  • Aprender a leer, niños o niñas e incluso en adultos, puede desmotivar y contribuir a vivirlo como una obligación. Si la niña o el niño no está lo suficientemente preparado puede llevar a un bloqueo que frene su aprendizaje natural.
  • Este bloqueo puede conducir a que el niño o la niña cometan más faltas de ortografía debido a un mal aprendizaje.
  • También puede causar una baja autoestima o sentimientos de frustración principalmente al compararse con otros niños de clase.
  • Y por supuesto es la mejor manera de que las niñas y niños tengan una pérdida de interés por la lectura.

¿Cómo podemos saber que un niño está preparado para aprender la lectoescritura?

Según la Teoría de la mente absorbente de María Montessori el cerebro del niño absorbe todo lo que le rodea. Por esto aprenden tan rápido desde el nacimiento hasta los 6 años. Su cerebro es una esponja durante estos primeros momentos de la vida. Y es cierto y lo podemos comprobar nosotros mismos cada día en nuestros hijos, sobrinos, niños que tratamos o niños que vemos en la calle.

¿Esto significa entonces que cualquier niña o niño puede aprender a cualquier edad, puesto que su cerebro absorbe los aprendizajes rápido? No, de nuevo volvemos al punto anterior. Cada niña y cada niño se encuentra en un punto de madurez distinto. Aunque existen unos límites donde podemos empezar a preocuparnos, a edades tan tempranas son bastante flexibles aún. Por ello lo ideal es personalizar, ver dónde se encuentra cada uno y darle lo que necesita, lo que demanda y lo que le motiva. Habrá niños y niñas que estén listos para leer a los 3 años y otros que necesiten esperar hasta los 6 años para leer con fluidez.

Para aprender a leer, niños y niñas es necesario que cumplan unos requisitos:

  • Que tengan adquirido el lenguaje o una buena base del vocabulario. ¿Cómo comprenderá lo que lee si le fallan aún palabras básicas? ¿O si no entiende lo que le dicen?
  • Tener la lateralidad definida, es decir, que ya tenga una preferencia por un lado al utilizar el lápiz o la cuchara. No es importante que sea el lado izquierdo o el derecho.
  • Que se encuentre motivado. Es primordial que notemos que la niña o el niño muestra interés por la lectura. Podemos verlo cuando quiere leer cuentos con sus padres, inventarse historias, dibujar algo que ha escuchado, hacer como que escribe, etc.

aprender a leer niños

Métodos para enseñar a leer

Dentro de cada colegio pueden seguir un método u otro para aprender a leer y escribir. Dependiendo las características del niño o la niña e incluso del idioma en que está escolarizado puede ser beneficioso o no. A continuación, resumimos estos distintos métodos pero que puedes encontrar desarrollados de manera más extensa en el artículo de Enseñar a leer en casa. Aquí también encontrarás recursos gratuitos e ideas para aprender a leer, niños, niñas e incluso adultos.

  • Método global: toma la palabra completa como un significado a la que se le asocia una imagen. A la niña o al niño se le muestra una tarjeta con un dibujo y la palabra escrita. Mientras, se le dice la palabra que está escrita y que lógicamente representa el dibujo.
  • Método alfabético: parte de las letras del abecedario de manera aislada. A estas letras se les une una vocal o consonante y se memoriza su forma y su sonido.
  • Método mixto: utiliza tanto el método alfabético como el global. En este método se le muestran los sonidos de cada una de las letras del abecedario junto con las vocales. A su vez se le muestran imágenes con esas sílabas y palabras escritas.
  • Método Doman: relaciona imágenes con su nombre, siempre por estímulos cortos y motivadores, sin ningún tipo de distracción ni adorno.

Ya que la metodología en algunos países se basa en aprender la lectoescritura a partir de los 3 años, podemos intentar estimular y motivar en casa a los más pequeños. Además, así podremos observar también si están preparados o no para empezar este aprendizaje.

Artículo por Verónica del Villar. Revisado por Silvia Romanillos Morales. Logopedas.

Imagen de portada: Foto de Libro creado por user18526052

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a mi newsletter

Suscríbete a mi newsletter

Te tendré informada de nuevos artículos y novedades. No utilizaré tu email para ningún otro uso y te podrás desuscribir con un solo click.

Suscrita correctamente, ¡gracias!